sábado, 1 de noviembre de 2008

Nosotros, los peregrinos del desierto ( De Nicole Pottier )


nosotros, los peregrinos del desierto



-con los cuerpos temblando en sus contornos-



nuestras sombras nos preceden en la marcha



en su velada difusa



el desierto tiene sed



el horizonte está tan próximo



el horizonte está por todas partes



el horizonte de la sed



nosotros, los peregrinos del desierto



-nos llama el horizonte de la sed –



los ecos preceden nuestras voces secadas



las sombras se vuelven sobre sí-mismas



ecos-caos que se vuelve sobre sí-mismo



la luz se concentra



borra las sombras



las voces se concentran



borran los ecos



quedan



el eco de la luz



la sombra de la voz



inmensa vocal átona - desierto

1 comentario:

anayansible dijo...

QUE DURA ME PARECE ESA VIDA, ESPERO Y QUIERO QUE SEAN FELICES.
NO NOS MERECEMOS EL MUNDO, CUANDO VEMOS A NUESTROS HERMANOS SUFRIR
Y LOS QUE PUEDEN Y DEBEN HACER NO HACEN NADA:
LES DUELE, COMO A MI
SUFREN COMO YO
LE CORRE LA MISMA SANGRE EN LAS EN
LAS VENAS; ME DUELE EL DOLOR AJENO
ABRAZOS FRATERNALES...LEIRE